Hoy os traigo un básico para vuestras despensas, se trata de la granola, una combinación perfecta de frutos secos, semillas y cereales integrales como la avena, a los que les daremos una consistencia crujiente ideal para combinar con yogurt, cereales o lo que más os guste.
Esta receta me encanta porque aporta una gran cantidad de fibra, es fuente de vitaminas y minerales sin dejar de lado las grasas saludables que brindan a los frutos secos.
Mi versión de granola va acompañada de reishi, el toque perfecto para hacer un superalimento!

Granola con reishi

 

Ingredientes:

200 gr de avena integral en hojuelas
3 gr de reishi
30 gr de pasas sultanas
30 gr de avellanas
30 gr de pipas de calabaza
30 gr de coco rallado
1/2 taza de miel
2 cucharadas de aceite de coco o de oliva
30gr de nueces

Preparación:

Llevar al horno en una bandeja los copos de avena para dorar a 180° durante 10 minutos, pasado los primeros 5 mover los copos para que se doren lo más uniforme posible. En un bol grande mezclar la miel y el aceite , y reservamos.
Pasados los 10 minutos, verter la avena en el bol dónde tenemos la miel y el aceite, mezclar muy bien para que los líquidos se repartan por igual, seguidamente agregar a las avellanas y nueces troceadas, las pipas, el coco rallado, la canela y el reishi, revolver y llevar al horno nuevamente por 5 minutos, mover pasados los primeros 2 minutos, es importante no dorar demasiado pues amarga, pasados los 5 minutos retirar del horno y agregar las pasas, mezclar y dejar enfriar. Está deliciosa granola la podemos conservar durante 15 días en un bote de cristal bien tapado. La usamos para acompañar yogures, queso batido, helados, leche y todo lo que nos apetezca, también podemos sustituir los frutos secos por los de nuestra preferencia y recordar siempre que aún siendo una receta saludable es altamente calórica y se debe consumir con moderación.